Inicio » Uncategorized » Cultura alimentaria, más que una tradición una identidad

Cultura alimentaria, más que una tradición una identidad

La comida mexicana ha sufrido una serie de modificaciones, inclusiones y adaptaciones a través de los siglos, convirtiéndose en una de las cocinas de mayor riqueza, con gran variedad de ingredientes, preparaciones, combinaciones, olores, colores y texturas que dan a su cocina un identidad única y que nos distingue del resto del mundo.

Sin embargo, la dieta mexicana como actualmente la conocemos no siempre fue así, en un principio la denominada dieta indígena o dieta mexica era sumamente equilibrada y rica en vitaminas, teniendo como base el maíz y el frijol, siendo complementada por alimentos como el chile, el amaranto, los quelites, guajolote, calabaza, aguacate, zapote, cacao, hongos, chapulines y otros insectos. Con la llegada de los españoles, se introdujeron el pan, los lácteos, carnes como el cerdo y la res, frutas cítricas, cebolla, el arroz, los dulces y el aceite, entre otros.

Este mestizaje dio origen a la comida tradicional mexicana que conocemos hoy en día, que si bien contiene más azúcares y grasas que aquella que consumían nuestros antepasados indígenas no deja de ser rica en nutrimentos, las representaciones alimentarias y sus prácticas en la vida cotidiana de las comunidades es lo que se ha denominado cultura alimentaria.

El tema podría concluir aquí, pero con la globalización, los tratados de libre comercio y la apertura de las fronteras a los productos de otros países, tratar de identificar de dónde proviene cada uno de los alimentos que tenemos en nuestro plato podría resultar verdaderamente complicado.

Así, nuestra preciada cocina mexicana se ha guardado en algunos hogares para los días de fiesta, fiesta mexicana por supuesto, porque en otras fiestas nos gusta deleitar con otras cocinas, que si bien no podemos decir que sean más grasosas, menos sanas o más ricas, si podemos afirmar que no son nuestras y con esto no sólo perdemos la oportunidad de consumir alimentos endémicos, de producción local y más baratos, si no que nos resta identidad como comunidad, como país.

Les explico cómo, la alimentación como la vivimos hoy en día ha dejado de cumplir meramente con la función biológica de proporcionar al cuerpo la energía y nutrimentos necesarios para su buen funcionamiento, ahora también tiene una función social esencial que va desde el uso de los alimentos como magia, ofrendas y remedios hasta los sistemas normativos socialmente construidos desde las prácticas y representaciones culinarias de cada sociedad.

De esta manera la comida, la dieta y la cultura ocupan un lugar relevante en la vida diaria por la función que desempeña en relación con el conocimiento y el equilibrio de una sociedad o comunidad saludable, y el significado o atributos que se le da a los alimentos. La desestructuración de la dieta tiene como consecuencia no sólo cambios en qué y cuánto se come, si no también en cómo se come y estos cambios pueden tener un efecto negativo en la salud, contribuyendo a la existencia de un panorama confuso respecto a la alimentación.

Así que no hay que esperar a que se celebre la Independencia para consumir comida mexicana y tampoco hay que creer que toda la comida mexicana equivale a frituras, la alimentación no es sólo el acto de comer, es también un medio más de expresar nuestra individualidad y reconocernos en el mundo como mexicanos.

Carmen Mena, MNA

Nutrióloga en Querétaro

nutriologa@fitnessnutritionagency.com.mx


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: